viernes, 20 de octubre de 2017

"LOS VIDEOJUEGOS COMO ARTE" : el resumen.





Cuestionario de los vídeos anteriores



TEXTO COMPLETO
David Cuen
De cada diez veces que aparece una noticia relacionada con un videojuego en un medio de comunicación, nueve son para decir algo malo. Casi con toda seguridad hablarán de su violencia, discutirán su papel educativo o destacarán las ganancias millonarias que genera esta maléfica industria. Y es que en escasísimas ocasiones el entretenimiento digital es tratado como un arte, como una expresión cultural propia de nuestro tiempo.

Pero a pesar de que todavía somos muy pocos los que consideramos que los videojuegos son una forma de arte, al menos nuestra opinión ya empieza a ser conocida en distintos ambientes.

Sin entrar a discutir si son arte o no, lo que nadie puede negar es que los videojuegos contienen
elementos de otras artes. En primer lugar, tienen mucho que ver con el arte narrativo; muchos videojuegos cuentan una historia de principio a fin utilizando una gran variedad de técnicas y procedimientos narrativos. En segundo lugar, también tienen relación con las artes visuales. Los diseñadores de juegos recrean, a veces con mucho «arte», épocas, costumbres y elementos de la vida real o de la ficción. Y, por último, también parece evidente su relación con la música: la música que aparece en algunos videojuegos y la calidad de la edición de sonido no tienen nada que envidiar a lo que solemos encontrar en el cine.

Por fortuna es en el mundo del cine donde ya se empieza a reconocer la dimensión artística de los videojuegos. Por ejemplo, la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión (BAFTA, por sus siglas en inglés) premia cada año a los mejores videojuegos y otorga premios, entre otros, a la mejor música original, al uso de audio de mayor calidad o a las mayores innovaciones tecnológicas. A pesar de estos datos, quienes consideran que los videojuegos nunca serán un arte argumentan que la experiencia del entretenimiento digital jamás podrá compararse con la del cine. Para ellos, la mayoría de los jugadores de videojuegos lo único que hace es jugar, perder el tiempo jugando.

Es evidente que no todos los videojuegos pueden ser considerados obras de arte, pero me parece que los últimos avances en este medio son tan espectaculares que algunos deberían ser reconocidos unánimemente como arte. Al igual que un libro lleva al lector a un mundo solo alcanzable por el poder de su imaginación o que una película entretiene y a la vez origina una reflexión, un videojuego abre la puerta a un mundo virtual en el que se produce una interacción casi mágica entre la historia y el jugador. Esta posibilidad de interactuar es lo que diferencia a los videojuegos de otras artes. Para un jugador como yo
los videojuegos son un arte, aunque la mayoría siga considerándolos una pérdida de tiempo.

(Adaptado de www.bbc.co.uk.)


RESUMEN
Este texto argumentativo escrito por David Cuen, apoya la tesis de que los videojuegos son un arte, viendo la mala imagen de estos mostrada en la televisión y otros medios, y argumentando que tienen elementos comunes con otras artes, que han sido reconocidos por el cine y que, aunque no todos sean obras de arte, la mayoría sí y que la capacidad de interacción de los videojuegos es lo que los diferencia de las otras artes. Finalmente, acepta que su postura sea compartida por muy pocas personas en la sociedad actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario